El mango en la cosmética ecológica

  • La cosmética ecológica es aquella que solo se vale de productos naturales y de la mejor calidad, cultivados orgánicamente y sin emplear productos químicos nocivos. En esta oportunidad, ECOticias.com - ‘El Periódico Verde’ se centra en uno de esos ingredientes, el exótico y super nutritivo mango.

Comparte esta noticia!

Características del mango

Es el fruto de los árboles de la especie Mangifera, de la que existen muchísimas variedades. Se caracteriza por tener una cobertura fibrosa y lisa, pulpa jugosa y de sabor dulce y agradable y una semilla de considerable tamaño. Si bien es de origen asiático, a día de hoy se cultiva en casi todas las zonas tropicales del mundo.

El mango no solo es muy apreciado a nivel culinario por su versatilidad a la hora de prepararlo, maridarlo y consumirlo, sino que se emplea en cosmética natural desde tiempos inmemoriales, gracias a sus excelente propiedades hidratantes y nutritivas. Es un fruto rico en fibra, provitamina y Vitamina A, antioxidantes, minerales ácido fólico, Vitamina B6 y vitamina C. 

Los mil usos del mango

En la cosmética ecológica se incluye extracto de mango en infinidad de preparados, puesto que es ideal para regenerar la piel muerta, hidratarla y nutrirla, ayuda a fortalece la fibra capilar desde su nacimiento a nivel del folículo piloso, por lo que es eficaz para combatir la debilidad y el pelo quebradizo, además protege el cuero cabelludo. 

Gracias a que contiene grandes cantidades de vitamina A, el mango ayuda a que las cicatrices se difuminen y combate las manchas cutáneas, al tiempo que realza la luminosidad y suavidad natural de la piel. Suele ser uno de los integrantes de cosméticos ecológicos para combatir puntos negros, acné, espinillas, etc.

Los antioxidantes presentes en el mango lo hacen un componente muy eficaz de la cosmética ecológica aplicada al combate de los radicales libres, que provocan el envejecimiento prematuro y las arrugas, por lo que estará presente en muchas cremas anti edad y de protección de la piel del rostro.

PUBLICIDAD

La cáscara de mango se emplea en tónicos, limpiadores y lociones para después de la exposición solar, ya que es un agente protector cutáneo que combate y previene las agresiones debidas al frio, el calor, la nieve y la contaminación medioambiental. También ayuda a regular la grasitud corporal.

La mantequilla de mango es un preparado que se hace en base al corazón de la fruta, que está lleno de ácidos grasos, antioxidantes y oligoelementos que le confieren propiedades nutritivas excepcionales. Suele estar presente en los productos de cosmética ecológica para pieles secas y cabellos muy dañados o quebradizos, ya que no solo hidrata y protege, sino que es un eficaz limpiador y agente de regeneración.

PUBLICIDAD

Por Sandra MG para ECOticias.com

Comentario/s

Deja tu comentario