El cambio climático también afectará a la aceituna

 

Investigadores del departamento de Agronomía de la Universidad de Córdoba, en colaboración con el de Ciencias Agroforestales de la Universidad de Sevilla, el IFAPA 'Vental del Llano' de Jaén, y el Centro Tecnológico del Olivar y el Aceite han comprobado la incidencia del cambio climático en cultivos de campos de olivos.

El cambio climático también afectará a la aceituna

Tras simular las condiciones de un aumento de temperatura de 4 ºC en dos variedades de aceituna, los expertos mostraron que se produce una reducción de la cantidad de fruto, se adelanta la maduración y se reduce la pulpa, por lo que se obtiene menos aceite. Se trata del primer estudio que analiza en campo los cambios en cada etapa del desarrollo del olivo relacionados con las variaciones de temperatura.

La investigación se desarrolló en árboles ubicados en el Campus de Rabanales de Córdoba en el periodo 2015 a 2017. “Hemos generado el gradiente máximo de temperatura que se espera en la cuenca mediterránea mediante la utilización de cámaras de aire a cielo abierto”, señala la investigadora de la Universidad de Córdoba María Benlloch-González, autora del estudio publicado en la revista Scientia Horticulturae.

Los resultados evidenciaron la influencia del aumento de temperatura en el cultivo en varios aspectos. “La floración se adelanta y, por tanto, el inicio del periodo de maduración; sin embargo, el tiempo que transcurre hasta que está maduro es mayor”, añade Benlloch-González.

Investigadores andaluces han simulado las condiciones del calentamiento global en dos variedades de olivas. Concluyen que una subida de 4 ºC de temperatura reduce la cantidad de fruto, se adelanta la maduración y se obtiene menos aceite.

Los investigadores apuntan que, aunque se han producido variaciones en las condiciones dependiendo del año agrícola, se obtienen pautas comunes. En los resultados aparece que, como promedio, existe un adelanto de 2-3 semanas de la maduración, y una prolongación de unos 10 días del proceso.

PUBLICIDAD

Una consecuencia observada por los expertos relaciona la parte comestible con la que no de la oliva. “El tamaño del hueso de la aceituna no varía, pero sí el de la pulpa”, explica la ingeniera agrónoma. La proporción entre uno y otra baja una media de diez puntos, del 50 % al 40 % para las tres cosechas.

Otra de las apreciaciones revela que los olivos crecen más cuando la temperatura media es 4 ºC más cálida. Para llegar a esta conclusión, midieron el diámetro del tronco, que resultó un 10 % superior. Asimismo, los restos de poda aumentaron prácticamente el doble, con una media de 10 kilos por árbol frente a los cinco de los olivos a temperatura ambiente.

Envolviendo olivos

Para obtener estos resultados, los investigadores idearon un sistema que lograba las condiciones de temperatura deseadas. Los 11 olivos de la muestra se hallaban confinados en una cámara abierta por el techo, en la que se introducía aire caliente por su base. La estructura es un armazón metálico cubierto con plástico de alta transparencia. Tiene forma hexagonal con dos caras que pueden abrirse para entrar a tomar datos.

Esos espacios se hallaban monitorizados mediante sensores de temperatura para conseguir que fuese siempre 4 ºC superior a la exterior. El sistema les ha permitido contar con condiciones naturales óptimas. “La influencia exterior a viento, polinización o lluvia a la que están expuestas los árboles permanece”, matiza Benlloch-González.

Los expertos compararon los datos de comportamiento del árbol obtenidos con este dispositivo a los que marcaban otros olivos contiguos, sin cámaras envolventes.

Los estudios previos a este proyecto proporcionaban la información tras comparar el comportamiento de olivos en dos regiones con temperaturas medias distintas. “Nuestro resultado es más preciso, ya que muchos procesos fisiológicos no los determina solo la temperatura media, sino la duración del día y las fluctuaciones térmicas”, indica la científica.

La investigación continuará para resolver por qué la respuesta es diferente en las aceitunas picual y arbequina el cambio de temperatura, por ejemplo, o en cuanto a la proporción de fruto que se cae. También se producen cambios en la pigmentación de la piel, ya que las olivas a mayor temperatura ambiente no adquieren de forma tan intensa el color de maduración, más oscuro. Por tanto, el agricultor no cuenta con la principal pista para iniciar la cosecha.

En el futuro María Benlloch-González y el grupo de investigación abordarán las variedades hojiblanca y manzanilla, muy abundantes en el olivar andaluz. “También queremos estudiar el factor agua, es decir, si la disponibilidad de agua en el suelo mejoraría los efectos negativos causados por el aumento térmico”, concluye.

Fuente: SINC

del departamento de Agronomía de la Universidad de Córdoba, en colaboración con el de Ciencias Agroforestales de la Universidad de Sevilla, el IFAPA ‘Venta del Llano’ de Jaén, y el Centro Tecnológico del Olivar y el Aceite (CITOLIVA) han comprobado la incidencia del cambio climático en cultivos de campos de olivos.
Tras simular las condiciones de un aumento de temperatura de 4 ºC en dos variedades de aceituna, los expertos mostraron que se produce una reducción de la cantidad de fruto, se adelanta la maduración y se reduce la pulpa, por lo que se obtiene menos aceite. Se trata del primer estudio que analiza en campo los cambios en cada etapa del desarrollo del olivo relacionados con las variaciones de temperatura.
La investigación se desarrolló en árboles ubicados en el Campus de Rabanales de Córdoba en el periodo 2015 a 2017. “Hemos generado el gradiente máximo de temperatura que se espera en la cuenca mediterránea mediante la utilización de cámaras de aire a cielo abierto”, señala la investigadora de la Universidad de Córdoba María Benlloch-González, autora del estudio publicado en la revista Scientia Horticulturae.
Los resultados evidenciaron la influencia del aumento de temperatura en el cultivo en varios aspectos. “La floración se adelanta y, por tanto, el inicio del periodo de maduración; sin embargo, el tiempo que transcurre hasta que está maduro es mayor”, añade Benlloch-González.
Los investigadores apuntan que, aunque se han producido variaciones en las condiciones dependiendo del año agrícola, se obtienen pautas comunes. En los resultados aparece que, como promedio, existe un adelanto de 2-3 semanas de la maduración, y una prolongación de unos 10 días del proceso.
Una consecuencia observada por los expertos relaciona la parte comestible con la que no de la oliva. “El tamaño del hueso de la aceituna no varía, pero sí el de la pulpa”, explica la ingeniera agrónoma. La proporción entre uno y otra baja una media de diez puntos, del 50 % al 40 % para las tres cosechas.
Otra de las apreciaciones revela que los olivos crecen más cuando la temperatura media es 4 ºC más cálida. Para llegar a esta conclusión, midieron el diámetro del tronco, que resultó un 10 % superior. Asimismo, los restos de poda aumentaron prácticamente el doble, con una media de 10 kilos por árbol frente a los cinco de los olivos a temperatura ambiente.
Envolviendo olivos
Para obtener estos resultados, los investigadores idearon un sistema que lograba las condiciones de temperatura deseadas. Los 11 olivos de la muestra se hallaban confinados en una cámara abierta por el techo, en la que se introducía aire caliente por su base. La estructura es un armazón metálico cubierto con plástico de alta transparencia. Tiene forma hexagonal con dos caras que pueden abrirse para entrar a tomar datos.
Esos espacios se hallaban monitorizados mediante sensores de temperatura para conseguir que fuese siempre 4 ºC superior a la exterior. El sistema les ha permitido contar con condiciones naturales óptimas. “La influencia exterior a viento, polinización o lluvia a la que están expuestas los árboles permanece”, matiza Benlloch-González.
Los expertos compararon los datos de comportamiento del árbol obtenidos con este dispositivo a los que marcaban otros olivos contiguos, sin cámaras envolventes.
Los estudios previos a este proyecto proporcionaban la información tras comparar el comportamiento de olivos en dos regiones con temperaturas medias distintas. “Nuestro resultado es más preciso, ya que muchos procesos fisiológicos no los determina solo la temperatura media, sino la duración del día y las fluctuaciones térmicas”, indica la científica.
La investigación continuará para resolver por qué la respuesta es diferente en las aceitunas picual y arbequina el cambio de temperatura, por ejemplo, o en cuanto a la proporción de fruto que se cae. También se producen cambios en la pigmentación de la piel, ya que las olivas a mayor temperatura ambiente no adquieren de forma tan intensa el color de maduración, más oscuro. Por tanto, el agricultor no cuenta con la principal pista para iniciar la cosecha.
En el futuro María Benlloch-González y el grupo de investigación abordarán las variedades hojiblanca y manzanilla, muy abundantes en el olivar andaluz. “También queremos estudiar el factor agua, es decir, si la disponibilidad de agua en el suelo mejoraría los efectos negativos causados por el aumento térmico”, concluye.
Investigadores del departamento de Agronomía de la Universidad de Córdoba, en colaboración con el de Ciencias Agroforestales de la Universidad de Sevilla, el IFAPA ‘Venta del Llano’ de Jaén, y el Centro Tecnológico del Olivar y el Aceite (CITOLIVA) han comprobado la incidencia del cambio climático en cultivos de campos de olivos.
Tras simular las condiciones de un aumento de temperatura de 4 ºC en dos variedades de aceituna, los expertos mostraron que se produce una reducción de la cantidad de fruto, se adelanta la maduración y se reduce la pulpa, por lo que se obtiene menos aceite. Se trata del primer estudio que analiza en campo los cambios en cada etapa del desarrollo del olivo relacionados con las variaciones de temperatura.
La investigación se desarrolló en árboles ubicados en el Campus de Rabanales de Córdoba en el periodo 2015 a 2017. “Hemos generado el gradiente máximo de temperatura que se espera en la cuenca mediterránea mediante la utilización de cámaras de aire a cielo abierto”, señala la investigadora de la Universidad de Córdoba María Benlloch-González, autora del estudio publicado en la revista Scientia Horticulturae.
Los resultados evidenciaron la influencia del aumento de temperatura en el cultivo en varios aspectos. “La floración se adelanta y, por tanto, el inicio del periodo de maduración; sin embargo, el tiempo que transcurre hasta que está maduro es mayor”, añade Benlloch-González.
Los investigadores apuntan que, aunque se han producido variaciones en las condiciones dependiendo del año agrícola, se obtienen pautas comunes. En los resultados aparece que, como promedio, existe un adelanto de 2-3 semanas de la maduración, y una prolongación de unos 10 días del proceso.
Una consecuencia observada por los expertos relaciona la parte comestible con la que no de la oliva. “El tamaño del hueso de la aceituna no varía, pero sí el de la pulpa”, explica la ingeniera agrónoma. La proporción entre uno y otra baja una media de diez puntos, del 50 % al 40 % para las tres cosechas.
Otra de las apreciaciones revela que los olivos crecen más cuando la temperatura media es 4 ºC más cálida. Para llegar a esta conclusión, midieron el diámetro del tronco, que resultó un 10 % superior. Asimismo, los restos de poda aumentaron prácticamente el doble, con una media de 10 kilos por árbol frente a los cinco de los olivos a temperatura ambiente.
Envolviendo olivos
Para obtener estos resultados, los investigadores idearon un sistema que lograba las condiciones de temperatura deseadas. Los 11 olivos de la muestra se hallaban confinados en una cámara abierta por el techo, en la que se introducía aire caliente por su base. La estructura es un armazón metálico cubierto con plástico de alta transparencia. Tiene forma hexagonal con dos caras que pueden abrirse para entrar a tomar datos.
Esos espacios se hallaban monitorizados mediante sensores de temperatura para conseguir que fuese siempre 4 ºC superior a la exterior. El sistema les ha permitido contar con condiciones naturales óptimas. “La influencia exterior a viento, polinización o lluvia a la que están expuestas los árboles permanece”, matiza Benlloch-González.
Los expertos compararon los datos de comportamiento del árbol obtenidos con este dispositivo a los que marcaban otros olivos contiguos, sin cámaras envolventes.
Los estudios previos a este proyecto proporcionaban la información tras comparar el comportamiento de olivos en dos regiones con temperaturas medias distintas. “Nuestro resultado es más preciso, ya que muchos procesos fisiológicos no los determina solo la temperatura media, sino la duración del día y las fluctuaciones térmicas”, indica la científica.
La investigación continuará para resolver por qué la respuesta es diferente en las aceitunas picual y arbequina el cambio de temperatura, por ejemplo, o en cuanto a la proporción de fruto que se cae. También se producen cambios en la pigmentación de la piel, ya que las olivas a mayor temperatura ambiente no adquieren de forma tan intensa el color de maduración, más oscuro. Por tanto, el agricultor no cuenta con la principal pista para iniciar la cosecha.
En el futuro María Benlloch-González y el grupo de investigación abordarán las variedades hojiblanca y manzanilla, muy abundantes en el olivar andaluz. “También queremos estudiar el factor agua, es decir, si la disponibilidad de agua en el suelo mejoraría los efectos negativos causados por el aumento térmico”, concluye.Investigadores del departamento de Agronomía de la Universidad de Córdoba, en colaboración con el de Ciencias Agroforestales de la Universidad de Sevilla, el IFAPA ‘Venta del Llano’ de Jaén, y el Centro Tecnológico del Olivar y el Aceite (CITOLIVA) han comprobado la incidencia del cambio climático en cultivos de campos de olivos.
Tras simular las condiciones de un aumento de temperatura de 4 ºC en dos variedades de aceituna, los expertos mostraron que se produce una reducción de la cantidad de fruto, se adelanta la maduración y se reduce la pulpa, por lo que se obtiene menos aceite. Se trata del primer estudio que analiza en campo los cambios en cada etapa del desarrollo del olivo relacionados con las variaciones de temperatura.
La investigación se desarrolló en árboles ubicados en el Campus de Rabanales de Córdoba en el periodo 2015 a 2017. “Hemos generado el gradiente máximo de temperatura que se espera en la cuenca mediterránea mediante la utilización de cámaras de aire a cielo abierto”, señala la investigadora de la Universidad de Córdoba María Benlloch-González, autora del estudio publicado en la revista Scientia Horticulturae.
Los resultados evidenciaron la influencia del aumento de temperatura en el cultivo en varios aspectos. “La floración se adelanta y, por tanto, el inicio del periodo de maduración; sin embargo, el tiempo que transcurre hasta que está maduro es mayor”, añade Benlloch-González.
Los investigadores apuntan que, aunque se han producido variaciones en las condiciones dependiendo del año agrícola, se obtienen pautas comunes. En los resultados aparece que, como promedio, existe un adelanto de 2-3 semanas de la maduración, y una prolongación de unos 10 días del proceso.
Una consecuencia observada por los expertos relaciona la parte comestible con la que no de la oliva. “El tamaño del hueso de la aceituna no varía, pero sí el de la pulpa”, explica la ingeniera agrónoma. La proporción entre uno y otra baja una media de diez puntos, del 50 % al 40 % para las tres cosechas.
Otra de las apreciaciones revela que los olivos crecen más cuando la temperatura media es 4 ºC más cálida. Para llegar a esta conclusión, midieron el diámetro del tronco, que resultó un 10 % superior. Asimismo, los restos de poda aumentaron prácticamente el doble, con una media de 10 kilos por árbol frente a los cinco de los olivos a temperatura ambiente.
Envolviendo olivos
Para obtener estos resultados, los investigadores idearon un sistema que lograba las condiciones de temperatura deseadas. Los 11 olivos de la muestra se hallaban confinados en una cámara abierta por el techo, en la que se introducía aire caliente por su base. La estructura es un armazón metálico cubierto con plástico de alta transparencia. Tiene forma hexagonal con dos caras que pueden abrirse para entrar a tomar datos.
Esos espacios se hallaban monitorizados mediante sensores de temperatura para conseguir que fuese siempre 4 ºC superior a la exterior. El sistema les ha permitido contar con condiciones naturales óptimas. “La influencia exterior a viento, polinización o lluvia a la que están expuestas los árboles permanece”, matiza Benlloch-González.
Los expertos compararon los datos de comportamiento del árbol obtenidos con este dispositivo a los que marcaban otros olivos contiguos, sin cámaras envolventes.
Los estudios previos a este proyecto proporcionaban la información tras comparar el comportamiento de olivos en dos regiones con temperaturas medias distintas. “Nuestro resultado es más preciso, ya que muchos procesos fisiológicos no los determina solo la temperatura media, sino la duración del día y las fluctuaciones térmicas”, indica la científica.
La investigación continuará para resolver por qué la respuesta es diferente en las aceitunas picual y arbequina el cambio de temperatura, por ejemplo, o en cuanto a la proporción de fruto que se cae. También se producen cambios en la pigmentación de la piel, ya que las olivas a mayor temperatura ambiente no adquieren de forma tan intensa el color de maduración, más oscuro. Por tanto, el agricultor no cuenta con la principal pista para iniciar la cosecha.
En el futuro María Benlloch-González y el grupo de investigación abordarán las variedades hojiblanca y manzanilla, muy abundantes en el olivar andaluz. “También queremos estudiar el factor agua, es decir, si la disponibilidad de agua en el suelo mejoraría los efectos negativos causados por el aumento térmico”, concluye.

 

Comparte esta noticia!

El cambio climático también afecta a las praderas

El cambio climático también afecta a las praderas

A Repsol le encantan los 'combustibles fósiles'

A Repsol le encantan los 'combustibles fósiles'

Comentario/s

Deja tu comentario

Harley-Davidson se apunta a la moto eléctrica
Motor

Harley-Davidson se apunta a la moto eléctrica

La empresa Harley-Davidson ha anunciado el lanzamiento de nuevos modelos para el 2020, con nuevas tecnologías y motos...

Skoda forma a más de 10.000 empleados para afrontar el coche eléctrico
Motor

Skoda forma a más de 10.000 empleados para afrontar el coche eléctrico

La empresa automovilística checa Skoda ha impartido formación a 12.000 empleados para satisfacer la demanda de...

El nuevo modelo de autobús eléctrico de IVECO está circulando 'a modo de prueba' por Zaragoza
Motor

El nuevo modelo de autobús eléctrico de IVECO está circulando 'a modo de prueba' por Zaragoza

Avanza Zaragoza, empresa concesionaria del transporte de autobús de Zaragoza, está realizando pruebas de carga sin...

Mercedes-Benz presentará su nuevo eléctrico en el Salón del Automóvil de Frankfurt
Motor

Mercedes-Benz presentará su nuevo eléctrico en el Salón del Automóvil de Frankfurt

La firma señaló que este nuevo coche de su gama de eléctricos, es un modelo familiar con un diseño innovador, alta funcionalidad y...

¿Qué haríamos sin el omega 3?
Vida Saludable

¿Qué haríamos sin el omega 3?

Según esta nueva investigación, los ácidos grasos omega-3 tienen poco o ningún efecto sobre el riesgo de...

Todas las claves para mantener una boca sana durante el verano
Vida Saludable

Todas las claves para mantener una boca sana durante el verano

Una mala higiene bucal puede dar lugar a dolencias como caries, gingivitis, halitosis, sangrado de encías, hipersensibilidad dental e...

Incluir un perro en tu vida es bueno para tu corazón
Vida Saludable

Incluir un perro en tu vida es bueno para tu corazón

La investigación comparó las puntuaciones de salud cardiovascular de los dueños de animales en general con los que no...

Listeriosis, más vale prevenir que curar
Vida Saludable

Listeriosis, más vale prevenir que curar

España ha lanzado la alerta internacional sobre el brote de listeriosis de Sevilla. Tras 150 afectados y más de 500 casos...

¿Te gusta el deporte de Aventura?, consigue el ‘MÁSTER en DIETÉTICA y NUTRICIÓN. ESPECIALIDAD NUTRICIÓN DEPORTIVA’
Deportes de Aventura

¿Te gusta el deporte de Aventura?, consigue el ‘MÁSTER en DIETÉTICA y NUTRICIÓN. ESPECIALIDAD NUTRICIÓN DEPORTIVA’

Este programa va dirigido a aquellas personas que requieren de unos conocimientos específicos de nutrición y deporte que le...

Sevilla. Apúntate a las rutas nocturnas de senderismo, los próximos 9 y 10 de agosto
Deportes de Aventura

Sevilla. Apúntate a las rutas nocturnas de senderismo, los próximos 9 y 10 de agosto

El Ayuntamiento de La Puebla de los Infantes ha configurado un nuevo producto turístico ligado a la observación de las...

Este Verano, apúntate a hacer senderismo en Cerler y Panticosa
Deportes de Aventura

Este Verano, apúntate a hacer senderismo en Cerler y Panticosa

El grupo Aramón ofrece, de nuevo, el programa 'Conviértete en montañero' para que los visitantes de Cerler y Panticosa...

Una carrera comprometida con el medio ambiente
Deportes de Aventura

Una carrera comprometida con el medio ambiente

La carrera promoverá los senderos balizados por los que pasa, como GR's, PR's, y Camino de Santiago (más del 75% de su recorrido), y,...