El cambio climático ya afecta a las aves amazónicas

  • Se ha comprobado que, durante varias generaciones el cuerpo de las aves que viven en las zonas vírgenes de la selva amazónica se ha vuelto más pequeño y sus alas se han alargado, lo que indica que los cambios en las condiciones ambientales pueden incluir nuevos desafíos para los seres vivos.

Comparte esta noticia!

La omnipresencia del cambio climático

El cambio climático está afectando a las zonas de la selva amazónica más vírgenes, donde apenas ha entrado el ser humano, pero sí lo han hecho las consecuencias de sus acciones. Este es el alarmante resultado arrojado por el estudio que realizaron científicos de LSU (Louisiana State University), quienes utilizaron una recopilación de datos que se había hecho durante más de 4 décadas.

Descubrieron que el número de las aves más sensibles de la selva amazónica había disminuido de manera significativa, pero, además, las que quedaban presentaban una alteración en la longitud de las alas y el tamaño del cuerpo, unos cambios físicos que se vinculan al calentamiento global provocado por el cambio climático antropogénico.

Adaptación inducida

Según declararon los científicos, hasta en las áreas más prístinas de las zonas vírgenes de esta enorme selva se pueden apreciar, los desastrosos efectos que ha provocado en el clima las acciones humanas. El alargamiento de las alas de las aves amazónicas y su merma en el tamaño corporal no ha sido casual ni rápido, sino que es una adaptación que solo se ‘fija’ tras el paso de varias generaciones.

Las adaptaciones suelen estar inducidas por cambios en el medio ambiente y tiene multitud de formas de manifestarse ya sea a nivel morfológico como es el caso de estas aves, como nutricional, fisiológico e incluso puede inducir a los animales a cambiar de costumbres migratorias y reproductivas.

Asombrosas comprobaciones

Cotejando datos se concluyó que la mayoría de las aves experimentaron una reducción de masa corporal o al menos una disminución de su peso de al menos un 2% cada diez años, desde la década de los 80. La evidencia demuestra que, un ave que aproximadamente pesaba 30 gr. en 1980, en la actualidad apenas llega a los 27.6 gr, un hecho que los científicos consideran tan significativo como alarmante.

Las aves que viven en los suelos oscuros y frescos de la selva tropical amazónica experimentaron menos cambios, sin embargo, las que lo hacen a mayor altitud y se exponen más a unas condiciones más secas y a los efectos del calor, evidenciaron variaciones mucho más evidentes, tanto en el tamaño de sus alas como en el peso.

PUBLICIDAD

Estos cambios podrían deberse a que, por residir en las alturas su necesidad de volar es mayor que las que habitan a ras del suelo. Para adaptarse a un clima más árido y caluroso han reducido la carga corporal y alargado sus alas con el fin de aumentar su eficiencia energética al volar, puesto que necesitarán menos cantidad de aleteos para ir de un sitio a otro.

¿Afectará sólo a las aves?

Tras estudiar los datos de más de 15.000 aves de 77 especies diferentes, que durante 40 años fueron capturadas, medidas, anilladas, pesadas y liberadas, es la primera vez que se comprueba de forma científica que existe una variación morfológica en las aves no migratorias del dosel amazónico, inducido por el cambio climático y no por otros factores.

El estudio empleó datos recopilados en un amplio sector geográfico, por lo que se puede deducir que los cambios no pueden vincularse a un área específica, sino que forman parte de un fenómeno generalizado, que según temen los investigadores no afecte solamente a las aves sino a muchas otras especies, animales y vegetales.

Comentario/s

Deja tu comentario