La UE sólo quiere hidrógeno verde

El hidrógeno es el elemento químico más abundante en la naturaleza. Pero requiere de un proceso químico para su generación y transformación en energía. La UE está apostando por producir hidrógeno verde.

H2

La UE sólo quiere hidrógeno verde. Como combustible, el hidrógeno verde es limpio, de uso sostenible y competitivo. Impulsa la independencia energética. Ayuda a eliminar los combustibles fósiles de la producción eléctrica. Fomenta el empleo de las energías renovables. Y podría ser la solución a su intermitencia (mediante el almacenamiento estacional).

La UE sólo quiere hidrógeno verde

Los colores que nos venden

Desde hace ya unos cuantos meses se apuesta por el hidrógeno verde. Y se lo presenta como una opción casi milagrosa para el sector energético. Lo cierto es que el hidrógeno es una molécula que parece prometedora. Sin embargo, se habla mucho de que el hidrógeno puede ser azul, verde, gris y hasta amarillo. Incluso para un especialista en el sector, no siempre es fácil entender a qué se debe esta diferencia de tonalidades.

Y es que el color asociado con el hidrógeno depende de su método general de producción. Hasta la fecha, más del 95% de la producción mundial de hidrógeno depende de la quema de combustibles fósiles. Lo que implica una enorme cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero. Este es el hidrógeno gris. Y por supuesto es el más económico de producir.

- Advertisement -

Mediante la captura de gases de efecto invernadero es posible producir hidrógeno azul. Ello tiene un efecto doblemente positivo. Se consigue mermar significativamente la cantidad de CO2 atmosférico. Y se obtiene una materia prima combustible de alto rendimiento. Pero el sistema sigue siendo contaminante. Y bastante más oneroso que el del hidrógeno gris.

También se puede producir mediante la electrólisis. Que consiste en descomponer el agua utilizando una corriente eléctrica, para separar el hidrógeno y el oxígeno. Cuando la fuente de energía primaria es de origen renovable se denomina hidrógeno verde. Pero sigue siendo entre 4 y 5 veces más caro que el hidrógeno gris.

Los colores del hidrógeno son utilizados por la prensa, el mundo socioeconómico y determinadas industrias. El mundo académico y científico no hace referencia a estas nociones de color. Para ellos el hidrógeno, ya sea producido a partir de gas natural, biomasa, agua y con aporte de energías fósiles o renovables, sigue siendo la misma molécula. La que constituye mayoritariamente el sol. La UE sólo quiere hidrógeno verde.

Cadena de valor del hidrógeno verde

Como parte del objetivo de cero emisiones para 2050, la UE fomenta la producción de hidrógeno verde. Para ello se trabaja a lo largo de toda la cadena de valor de este elemento. Tanto a nivel de la producción como de la distribución y el almacenamiento. Y también en el diseño de proyectos de migración. Y en la búsqueda de la financiación necesaria para su implementación.

De esta manera se intenta lograr una descarbonización de la industria intensiva de la energía. Pero también quieren introducir el hidrógeno verde en el sector del transporte pesado y de larga distancia. Paralelamente se apuesta por el desarrollo de las infraestructuras necesarias. Este es un paso imprescindible para conseguir que el hidrógeno verde sea rentable. La UE sólo quiere hidrógeno verde.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés