Hunosa se ‘apunta’ al hidrógeno verde

  • El presidente de Hunosa, Gregorio Rabanal, ha destacado este viernes en Gijón que, junto a Duro Felguera, Nortegas --como distribuidor-- y Alsa --como potencial consumidor--, proyecta a largo plazo generar una potencia 45 megavatios de hidrógeno verde.

Comparte esta noticia!

Un proyecto que se hará en fases con una inversión estimada de 40 millones de euros, sin contar la inversión correspondiente a la movilidad. Dentro de la primera fase, en Barredo (Mieres), Hunosa puede aportar agua y con pequeñas placas fotovoltaicas para producir cinco megavatios con destino al transporte y el excedente para la red gas.

Así lo ha indicado durante su intervención en la jornada 'Hidrógeno, fuente de energía alternativa y de futuro', celebrada en el puerto gijonés de El Musel. Al margen de este proyecto, trabajan en otro para la creación de una planta de cuatro megavatios de producción de hidrógeno, con la posibilidad, si va bien, de aumentar en una segunda fase hasta los 25 Megavatios. Rabanal ha apuntado a una tercera línea de trabajo, más con perfiles industriales, pero sin llegar a concretar.

Hunosa se ‘apunta’ al hidrógeno verde

Unido a ello, ha incidido en la potencialidad de Hunosa para la producción de hidrógeno verde, por un lado, por las aguas que salen de las minas y, por otro, la producción de renovables a través de tecnología fotovoltaica.

Transporte 'verde'

En la jornada ha participado también el director de zona Cornisa de la compañía Alsa, Javier Martínez Prieto, quien ha destacado que ya cuentan con un autobús que funciona solo con hidrógeno en el transporte urbano en Oviedo. Este ha recalcado que el transporte con hidrógeno "es ya una realidad", a lo que ha recalcado que se exige por la sociedad que no se emita "nada" a la atmósfera. Incluso ha incidido en que este autobús tampoco genera contaminación acústica, al ser silencioso.

Asimismo, ha indicado que, a su modo de ver, el transporte urbano acabará en un mix de baterías e hidrógeno y el de largo recorrido en un 100 por ciento irá a hidrógeno. Como otros ponentes, se ha mostrado de acuerdo con que las administraciones deben apoyar estos proyectos, para establecer un calendario con fechas en las que se pueda alcanzar el objetivo. Unido a ello, ha remarcado que ahora todos miran a los fondos europeos.

También ha considerado que Asturias puede partir de una posición competitiva privilegiada en la generación de hidrógeno, del que ha tenido claro que "es el futuro". Y de ahí que el Grupo Alsa se sume a proyectos relacionados con esta fuente energética y su ventaja para el transporte.

PUBLICIDAD

A este respecto, ha incidido en que la puesta en valor de un territorio van a ser servicios de enseñanza, sanitarios, pero también de movilidad. En esta línea, ha reivindicado que Asturias tiene en este momento elementos diferenciales y diferenciadores para captar talento. Por parte de las empresas también ha intervenido el director general de Idesa, Julio Martín, quien ha llamado la atención sobre que si bien el hidrógeno es un vector energético "indispensable", aunque cree que será complementario de otras fuentes de energía.

Ha apuntado, asimismo, que desde Idesa llevan tiempo trabajando con el hidrógeno, a lo que ha recordado que fabricarán tanques para su almacenamiento para la planta que Iberdrola va a instalar en Puertollano. Martín ha resaltado la importancia de este contrato por lo novedoso del proyecto. Los tanques que fabrican son de 25 metros de largo por cuatro de diámetro. Ha avanzado, asimismo, que a corto plazo no se plantean trabajar en el diseño de electrolizadores y seguirán avanzando en los sistemas de almacenamiento, con el taller que tienen en Avilés.

Eso sí, ha advertido de que el hidrógeno es un gas "tremendamente antipático", por sus dificultades en cuanto a su uso y hacen preciso buscar soluciones de almacenamiento. Circunstancia que no va a impedir, según él, que vaya a ser un vector importante en el mix energético. Al igual que el directivo de Alsa y el de Hunosa, ha visto fundamental el apoyo de las instituciones pero también que se dé una imagen atractiva del hidrógeno para haya clientes que lo quieran adquirir. A esto ha sumado la falta de normativa específica del sector, que es importante también.

PUBLICIDAD

Hidrógeno más barato

En la jornada ha participado también el investigador del CSIC, Miguel Antonio Peña, quien ha recalcado que España, junto a Arabia Saudí y Chile, tiene capacidad para producir hidrógeno más barato y que podría incluso llegar a exportar si se hacen bien las cosas. No obstante, ha indicado que lleva un retraso de unos 15 años en la investigación de esta fuente de energía, por contra de otros países más avanzados como puedan ser Japón, Corea o Alemania. Esto puede hacer que se corra el riesgo de que se tenga que comprar tecnología en vez de generarla.

Según él, queda ver qué empresas pueden fabricar qué componente y qué empresas necesitan alguno. También ha apuntado que después del verano, probablemente, se cree un grupo de trabajo de regulación para a final del año pasar al Gobierno qué se necesitaría regular en la tecnología del hidrógeno. Ha recalcado, asimismo, que en 2050 se espera que llegue al 100 por ciento que la energía consumida sea renovable.

Ha apuntado, asimismo, que uno de los puntos importantes del hidrógeno verde es la necesidad de almacenamiento, a lo que ha avanzado que se baraja el subterráneo como opción. También ha resaltado sus posibles usos y como va a revolucionar el transporte. Asimismo, ha remarcado que la hoja de ruta del hidrógeno verde para los próximos diez años fija una inversión de 9.000 millones euros (la otra mitad la ponen las empresas), con cuatro gigawatios de electrolizadores y 150 instalaciones para repostar, más dos líneas trenes funcionando con hidrógeno verde, así como de 5.000 a 7000 vehículos de transporte.

PUBLICIDAD

Además, ha indicado que la agenda sectorial de la industria del hidrógeno será el libro de referencia para que la industria española del hidrógeno sepa qué hacer. Eso sí, ha advertido que se precisa captar el talento ya existente en el país para aprovechar todo ese conocimiento, a lo que ha incidido en la importancia del clúster del hidrógeno. Por otro lado, y como ventaja, ha recalcado que no hace falta tanta agua para implantar una tecnología de hidrógeno e incluso se estudia poder usar la de las estaciones depuradoras de aguas residuales. Un agua que se podría luego reutilizar incluso.

No perder la oportunidad

En el acto inaugural, han intervenido, por parte de las instituciones, la directora general de Energía, Minería y Reactivación del Principado, Belarmina Díaz, el presidente de la Cámara de Comercio de Gijón, Félix Baragaño, y el presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón, Laureano Lourido. Díaz, por su parte, ha animado a no dejar pasar la oportunidad de posicionarse en un sector que está llamado a ser clave, especialmente por el pasado energético en la región que la da una posición ventajosa.

Ha destacado, además, que la unión de la tecnología, la industria y la financiación son elementos clave para el desarrollo de estos proyectos. En esta línea, ha recordado que Asturias ha presentado manifestación de interés de cara a captar fondos europeos, para el desarrollo de un ecosistema regional de hidrógeno que aúna 19 proyectos distintos y que planea una red de electrolizadores en la región. La idea es conseguir en 2030 más de 20 electrolizadores por más de 400 megavatios.

Baragaño, por su lado, ha visto necesario definir y diseñar una hoja de ruta, planteando metas realistas de cara a posicionarse en el mercado del hidrógeno. En esta línea, ha visto la regasificadora de El Musel como una estructura determinante, con enorme potencial, pero también instalaciones mineras en desuso. El presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón, Laureano Lourido, por su parte, ha destacado el potencial del hidrógeno y el papel puede jugar El Musel.

Comentario/s

Deja tu comentario