Valorización energética de residuos: la solución para lo que no se puede reciclar

  • Cada año los vertederos españoles reciben 17,56 millones de toneladas de basura que no se pueden reciclar.

Comparte esta noticia!

Cada 12 meses, los ciudadanos generamos 17.560 kilos de residuos que inevitablemente acaban siendo depositados en vertederos de todo el territorio nacional, con las nefastas consecuencias que ello conlleva. 

El tratamiento de los residuos sólidos urbanos (RSU) es un problema ambiental de gran importancia al que deben enfrentarse todas las ciudades, especialmente las más grandes, debido al aumento incesante y progresivo de las cantidades de basura generadas, lo que implica que también crece la cantidad de residuos que es necesario gestionar.

¿Qué son los RSU y cómo llegan a Greene Waste To Energy?

Las siglas RSU se corresponden con las palabras Residuos Sólidos Urbanos, es decir, es la basura que generan los ciudadanos en su día a día. Este tipo de residuos son gestionados por las administraciones públicas y se someten a distintos procesos de clasificación para lograr el máximo reciclado

El principal inconveniente es que, a pesar de los amplios esfuerzos y recursos destinados a su eliminación, es muy complicado llegar a eliminar el 100% de los residuos. Siempre existe un porcentaje de RSU, que no se puede llegar a separar y que actualmente se destina a deposición en vertedero. Esto es lo que se llama “fracción de rechazo” y se estima que está en torno al 30%.

Es precisamente sobre esa “fracción de rechazo”, donde la tecnología de Greene Waste to Energy puede ser muy efectiva para valorizarla de forma sostenible transformándola en productos útiles y necesarios, como son la energía eléctrica y/o la térmica.

La tecnología de gasificación de Greene Waste To Energy

En las plantas de valorización energética de Greene Waste To Energy la fracción de rechazo, es decir, los residuos que no se pueden reciclar, en vez de ir a un vertedero pasan por diferentes procesos y finalmente se trasforman en energía aprovechable en forma de calor, de electricidad y en otros productos de alto valor añadido. 

PUBLICIDAD

Mediante el proceso de gasificación, protegido mediante patente mundial, por cada kilo de residuo que se procesa se obtiene aproximadamente 1 kilovatio de energía eléctrica y más de 1,5 kilovatios de energía térmica. La planta de gasificación diseñada por la empresa, con sede central en Elche se puede aplicar a pequeña escala, puesto que es rentable a partir de pequeñas estaciones (entre 0,5 y 5 MWe).

Greene Waste To Energy sigue apostando por la innovación y el I+d+i como forma de evolucionar, crecer y superarse. En el siguiente vídeo, uno de sus ingenieros explica los procesos de gasificación y el concepto de reactores, mediante los cuales se les da un nuevo valor a los desechos que antes acababan en un vertedero

PUBLICIDAD

¿Qué podemos hacer para acabar con los residuos que nadie quiere?

Primero se debe apostar por reducir la cantidad de residuos personales, algo que depende de todos y requiere un esfuerzo de parte del conjunto de la sociedad. Segundo, tenemos que lograr una optimización de los sistemas de reciclaje integrales de todos los materiales y modernizar nuestras plantas de tratamiento de residuos. Y esto depende, principalmente, de las administraciones públicas. 

Y en tercer lugar tenemos que tomar en consideración la valorización de aquella fracción de rechazo, que resulta imposible de reciclar y buscar soluciones prácticas y funcionales, con el fin de abandonar para siempre la opción de los vertederos. La cuestión de decidir qué planeta queremos para el futuro, porque tecnologías alternativas hay.

¿Hay un futuro prometedor para estos residuos?

Para el CEO de Greene, Juan José Hernández es importante que: “las administraciones sigan impulsando las labores y los procesos de reciclaje. Pero siempre habrá un porcentaje de residuos que terminan en los vertederos y es ahí donde nuestra tecnología puede ayudar a, por un lado, eliminarlos, y por otro, a generar energía eléctrica limpia gracias a un proceso de gasificación”. 

PUBLICIDAD

Desde su punto de vista, este proceso de valorización no desincentiva el reciclaje, sino que, por el contrario, lo complementa de forma integral, puesto que ambas opciones entran dentro de los más estrictos parámetros de reducción de residuos, recuperación, reciclaje y aprovechamiento. 

Desde la dirección de Greene se considera que continuar la senda de enterrar todo aquello que no somos capaces de reciclar supone un grave atentado contra nuestro territorio a mediano y largo plazo, puesto que su impacto en el medio ambiente y en la salud del planeta y de todos sus habitantes, no solo resulta muy severo, sino que no tiene fin. 

“Es una solución que depreda territorios sin fin, puesto que cada vez que se llena una balsa con residuos se busca otro espacio que lo supla y si no ponemos en la mesa otras soluciones, aparentemente así se pretende seguir hasta que no quede espacio para más”, alertó Hernández.  

PUBLICIDAD

En definitiva, aprovechar los residuos que no se pueden reciclar para producir energía limpia es la clave para terminar con los problemas asociados a los vertederos y a otras industrias que generan una gran cantidad de desechos, con el consiguiente problema medioambiental que ello acarrea.

No hay dudas de que aún queda mucho camino que recorrer, pero Greene Waste To Energy tiene como objetivo aportar su granito de arena para que el mundo que legaremos a las futuras generaciones tenga menos residuos, menos vertederos, menos contaminación y energías más limpias y sostenibles.

Juan José Hernández Samaniego es Licenciado en Química por la Universidad de Alicante y desde 2008, socio-fundador y CEO de Greene Waste To Energy, un proyecto que implementó junto a otros tres emprendedores también químicos de formación, con el objetivo de desarrollar una tecnología que permitiese convertir los residuos en energía limpia y otros productos de alto valor añadido.

Greene Waste To Energy tiene sus oficinas centrales en la Calle Martín Soler, 18, 03203 de la ciudad de Elche en la provincia de Alicante. Para evacuar cualquier consulta y brindar información acerca de sus actividades ponen a su disposición el teléfono: 965 99 99 29 y el email de contacto: [email protected]

Comentario/s

Deja tu comentario