Movilidad eléctrica: ¿grafeno versus ion litio?

  • ¿Uno u otro? ¿O es posible una combinación de ambos? ECOticias.com - ‘El Periódico Verde’ disipa tus dudas al respecto.

Comparte esta noticia!

¿Grafeno o ion litio?

Al igual que las baterías de iones de litio, las celdas de grafeno utilizan dos placas conductoras, que están recubiertas por un material poroso y se hallan sumergidas en una solución de electrolitos. Si bien su composición interna es bastante similar, las baterías basadas en uno y otro material son completamente diferentes.

El grafeno tiene un nivel de conductividad eléctrica mucho más alto que las baterías de iones de litio, por lo que las celdas se recargan más rápido y permiten entregar flujos de corrientes muy altas. Esto es particularmente útil para los coches eléctricos, puesto que permitiría una carga muy rápida de sus baterías, generando menor temperatura y aumentando su vida útil total.

Las baterías de grafeno también son más livianas y sus celdas resultan mucho más delgadas que las de ion litio actuales, por lo que acumula más energía en espacios más reducidos, lo que disparara la eficiencia integral de estos sistemas. La diferencia es tal, que mientras un kg de ion litio almacena un máximo de 200 Wh, el mismo kilo de grafeno quintuplica esa cifra, llegando hasta 1000 Wh.

En cuanto a la seguridad el grafeno resulta mucho más estable, ya que incluso podría hasta mojarse, algo impensable en el litio que reacciona explosivamente con el agua (lo que hace que las baterías deban sellarse herméticamente). Si bien las baterías de ion litio de los vehículos eléctricos tienen un muy buen historial en cuanto a seguridad, se han presentado incidentes aislados relacionados con productos defectuosos.

El sobrecalentamiento, la perforación o la sobrecarga de las baterías de ion litio puede desencadenar una situación de peligro y en el peor de los casos desembocar en un incendio (aunque estas situaciones han sido muy excepcionales). En cambio, el grafeno es mucho más seguro, resistente y estable.

¿Combinados?

PUBLICIDAD

La realidad es que no necesariamente debemos elegir uno y excluir al otro, ya que es posible aprovechar las ventajas de los dos sistemas empleándolos de forma conjunta. El grafeno puede mejorar significativamente el rendimiento de las baterías de ion litio, en un sistema denominado baterías compuestas. Estas baterías híbridas son más livianas, con tiempos de recarga sensiblemente menores, una capacidad de almacenamiento mejor y más vida útil.

Los expertos vaticinan que aún faltan unos cuantos años para conseguir que la síntesis del grafeno sea mucho más viable y sencilla de lo que es ahora, con lo que se lograría reducir sus costes de producción. Ello no es óbice para que se siga innovando, con el fin de que la movilidad eléctrica tenga en el grafeno una oportunidad más de superación.

PUBLICIDAD

Por Sandra MG para ‘ECOticas.com’

Comentario/s

Deja tu comentario